jueves, 4 de septiembre de 2008

Del querer y otros deseos

A veces masturbarse se transforma solo en un medio para liberar tenciones, un acto mecánico, una grata salida de emergencia… Ayer no ha sido así. Tenerte y no tocarte ha despertado excitación y dulzura… Sin apenas darme cuenta, cuando me entregaba a las delicias de Morfeo, descubro que mi mano se desliza bajo mi cuerpo, sin buscar donde sabe a ciencia cierta que estallo de placer, recorre con lentitud cada centímetro recordando sensaciones que me has dado. Y me encuentro disfrutando mucho antes de llegar… sin prisa me regalo el tacto de las yemas de mis dedos que a cada palmo recorrido provocan suspiros cargados de tu ausencia. Te siento.

1/14/2008 11:03:00 AM mas de mi que de... lirio


Rescatando comentarios...

Bombero
1/15/2008 1:56:00 PM
Me ha encantado el post. Mmm...

Amor
1/15/2008 8:13:00 AM
a veces no hay más remedio, la ausencia, la distancia, es lo que hay amor

mas de mi que de... lirio
1/16/2008 2:48:00 AM
Depende Amor... es tu propio nombre que todo lo engrandece y lo complica jajaja me gusta que te guste... sabes donde voy y de donde vengo, es la ventaja de conocerme. Besos a ambos desde mi alma.

El Vizconde Valmont
1/17/2008 3:22:00 AM
Es que, con remedio y sin remedio, son cosas que gusta hacer. ¡Salud y Tasca!

1 comentario:

horabaixa dijo...

Hola De......lirio,

Y ocurre que a esa hora, las defensas están casi dormidas y es cuando todo tiene otra intensidad.

Muy bonito tu relato.

Dulces sueños