jueves, 11 de septiembre de 2008

Cuento sin final

Yo, fantasía de algunos, ayer he salido en busca de las mías, las que hoy, con una agotadora resaca de sexo y alcohol recuerdo en forma de diapositivas… imágenes de una noche de lujuria que archivo en mi memoria. A cada regreso prometo no seguir pero el morbo es inagotable y la soledad auspiciante. En un incontrolable impulso, con el tiempo en contra me visto corriendo y tomo el ultimo tren… no me faltan las dudas, ya no tengo tan claro lo que busco… ¿sexo puro y duro? El amor se supone que llega solo y yo me pregunto: mientras lo espero¿ por que no disfrutar de lo que tengo a mano,? dejara vacío pero alimentara mi ego… Doy pasos mas largos que mis piernas, no paro… siempre quiero mas y luego juro no volver. Me engaño y elijo otro lugar para saciar mi vanidad y mis deseos, que por cierto resulta mas acogedor y placentero para los sentidos, previo vodka con cola , santo remedio para anular cualquier rastro de mi yo moralista y estancado Entro firme, convencida de mi sensualidad y decidida. En esta noche lluviosa, la Mery Popins con su paraguas se transforma en hembra hambrienta de sexo y locura. Otra copa y una visita guiada por los rincones de un mundo aparte, libre y erótico. La sensación es bellísima, nadie te apunta ni juzga y la belleza no queda solo en el cuerpo perfecto… cuenta las miradas, la sonrisa, los movimientos llenos de sensualidad. Me siento en calma, en un lugar sorprendente hecho para el deleite de los sentidos que uno siempre esconde. Todos llevamos bajo llave ese lado en el cual los límites solo están marcados por la creatividad de nuestras fantasías. Solo el instinto me guía, libre de cargo y culpa, la búsqueda del placer se transforma en algo suave y natural. Mi cuerpo, no tan bello pero mas sensual que a los veinte, poco a poco se desnuda. Ya he bajado las escaleras que llevan a lo que algunos llamarían infierno y otros “el paraíso”. Rodeada de cuerpos en su estado natural, solo soy una mas… sin recelos me siento en armonía con este mundo. Paseo mi piel al descubierto por un ambiente calido y lleno de erotismo. Los últimos vestigios de mi realidad han quedado a buen recaudo en la taquilla numero nueve. Sin dudarlo camino como deslizándome hacia un yacuzzi de agua tibia, al cual entrego mi cuerpo mientras una pareja practica, sin inhibiciones el perfecto dar y recibir. Pero ni siquiera una excitación desenfrenada logra que pierda mis principios así que salgo a la caza de quien case con mi cuerpo. Dejarse perder no siempre es perderse. Pronto encuentro el objeto de mis deseos… sobre una cama cubierta de formas entrelazadas y un cielo de pequeñas luces que titilan cual estrellas, el, con su boca, parece disfrutar escondiéndose entre sus piernas y ella hace lo mismo con su falo erecto y reluciente. Cual animal, empieza el ritual, con la sumisión de quien llega, me arrodillo con mis brazos sobre el borde de la cama y observo; espero la señal que no tarda en llegar. Ella me mira a los ojos, suavemente coge el bulto entre sus manos, lo retira de su boca y me lo ofrece con una sonrisa, mezcla de ternura y travesura… no pienso, siento! Mi cuerpo se arrastra hasta sus labios, los besa y se dispone a devorar lentamente ese regalo. Ella mira, el juega entre sus piernas y yo… yo disfruto del latir de sus intimidades entre mis labios… nuestros gemidos se mezclan, estoy tan absorta en lo que vivo que no reacciono al sentir una mano ajena que juega en mi humedad, va y viene con delicadeza, desde mi clítoris a punto de estallar hasta el valle que se esconde entre mis nalgas. La falsa moral que todo lo censura, toma conciencia del proceder de esa mano, una segunda pareja se deleita con nuestros retozos. La aparto…

11/23/2007 5:35:00 mas de mi que de... lirio

Recuperando comentarios...

otra vez seré
11/24/2007 5:56:00 AM
Si algún día nos vieramos no quisiera ser de los que apartas.
Si tus actos son como tu escritura, dejaría que mi cuerpo fuera tu papel y tu pluma mis deseos.
Me gusta quien está detrás de ti.

No hay comentarios: