domingo, 31 de mayo de 2009

Otros caminos


Sus palabras despiertan cada poro, abriéndolos en una inimaginable oxigenación.
Sin verlo, puedo sentir cada movimiento y seguirlos desde el otro lado como si lo tuviera aquí.
Disfruto de mi faceta exhibicionista y para el, desconocido interlocutor, lentamente desnudo mis fantasías y mi cuerpo.
Percibo lo que invento llevando al otro a un protagonismo secundario.
Me gusta mirarme…
Empiezo sugerente, mis pechos (arma infalible) entregan a sus ojos formas grandiosas y redondas. Bajo una fina tela se perciben mis pequeños pezones ascendientes. Tus palabras demuestran placer y admiración, que fingida o no me animan a dar mas y mas…
Sumo a la lentitud de la cám, la propia.
Juego con los tirantes de mi camiseta, abro mis manos y bajo hasta mis pechos, remplazando la tela con ellas. Las presiono levemente, resaltando el profundo valle donde su imaginación seguramente ya ha hundido su sexo.
Tremenda excitación! Con uno de mis dedos, delicadamente recorro mi escote mientras tomo distancia para que pueda observarme. Bajo mi otra mano hasta mi ombligo, donde me detengo un segundo para comprender que ya nada resulta prohibido. Y sigo camino, descendiendo con una inaguantable parsimonia para que sus ansias aumenten… sigo y me encuentro entre mi pantalon y mis bragas, palpando mi exuberante clítoris y una humedad que traspasa la fina tela.
Sin olvidar su presencia, sigo mi particular juego, me acerco y descubro mis pechos… te leo y suspiro profundamente. Pierdo el control , un dedo sube a mi boca, lo lamo, lo chupo, lo muerdo. Otro dibuja círculos, aprieta pezones, surca mis senderos…
Disfruto de cada palabra que forjas ... te corres... me corro... y llego a sentir que mas alla de la piel existen otros caminos para sentir.

“para ti que sin estar, eres y sin tocar, llegas.”

sábado, 23 de mayo de 2009

Mas de mi que de…lirio IV

"Mis manos huelen a sexo… A mi sexo, a ese fluido tibio y viscoso que emana de mis entrepiernas mientras juego una vez mas a matar mi soledad completamente sola. Con el cuerpo saciado y un corazón vació calmo mi sed."


...y ella deja volar su fantasía mientras un yo mezquino ahoga el maldito deseo entre sus manos… ella que baila su propia música. Ella que no es mas que la creación de una mente asqueada de su inactividad, la misma que hace y deshace a su antojo irrumpiendo en las tranquilas mentes de los ajenos, ella que usa palabras y sexo como puñal de doble filo y lo clava hasta el fondo para no dejar dudas de quien manda en esta jungla.

sábado, 16 de mayo de 2009

90 días y ni uno mas...

Solo entonces decidió dejar de esperar y volver a saciar sus ganas con anónimas huellas libres de cualquier oportunidad. Al menos así calmaría su instinto y colmaría su alma con suaves caricias, silenciando su cuerpo sordo y ajeno a un corazón que estancado en el tiempo aun tardaría en llegar.

De mas estaría decir que voluntarios no le faltaban pero era exigente y se tomo su tiempo para elegir mejor esta vez.


Lo esperaba como a el lo espero la ultima vez, sabia por experiencia que la sorpresa daría vida e impulso a un acto esencialmente físico. Ya habían marcado las reglas del juego mientras jugaban a seducirse. No habría ni antes ni después y la ausencia de palabras dejaría que el deseo acumulado se expresara sin traspasar los límites de lo acordado en un aséptico dar y recibir con fecha de caducidad.

Ya que solo se trataba de un polvo sin mas, decidió que por pedir que no quede, así que el plato del día de esta vez era un joven y apetitoso treintañero, con los abdominales marcados en la medida justa, unas manos suaves y unos labios que prometían el cielo al ras del suelo.


Excitada como no se sentia hace demasiado tiempo, esperaba el transcurrir de la breve espera que la separaba del presente que deseaba. No borraría con ello antiguas huellas pero sin duda le daría vidilla al cuerpo y a pesar de sentirse “puta” la idea despertaba todo su instinto. Sabia a consciencia que mas que promiscua era practica y que tarde o temprano alguien debería silenciar la creciente revolución hormonal con la cual empezaba a convivir.


Hay muchas maneras de hacer las cosas y ella hoy había elegido al fin complacer su instinto y no dejar, como siempre su alma en ello.

lunes, 11 de mayo de 2009

Caricias en forma de palabras

Extrañaba tanto sus manos como sus palabras. El silencio la carcomía y la ausencia de sus caricias la llevaba a repetir en su mente una y mil veces su único encuentro. Aquel que compartieron hace muchísimo tiempo y que entre sexo, un mar de palabras y risas la había hecho sentir esa sensación que nace cuando lo perfecto hace su aparición.
Era su preferido, su amante sin amor o como el decía, el amor con mayúsculas, libre de toda regla… compartían interminables idas y venidas de palabras sentidas, confesiones inconfesables, secretos a dúo entremezclados con juegos y sexo. Seduciéndose a través de sus historias y de sus cuerpos al desnudo frente a la pequeña pantalla en las mañanas de ocio. En verdad se querían y se deseaban con locura.
Pero las circunstancias acabaron con la constancia y ella se sentía sola… ya nadie le daba las caricias en forma de letras enlazadas por una mente hábil e creativa… el ya no escribía para ella.
Y sola hoy lo recordaba, lo admiraba y lo palpaba con las manos de su imaginación. Sola recreaba su boca que algún día beso sus labios, devoró sus senos y lamió su coño empapado por tanto placer. Sola recordaba sus dedos que en aquel entonces investigaron todos sus rincones haciéndola gemir y susurrar obscenidades… sola recordaba su miembro entrando por todos sus valles, regalándole una infinidad de sensaciones que devolvía en forma de suaves contracciones, espasmos que apretaban su polla y le robaban su leche dulce y tibia como si de un trofeo se tratara pues ella no deseaba mas que saciar todas sus ansias. Sola volvía a excitarse con la inmensidad de aquel recuerdo, de tanto amor sentido, de un amor único por su forma y contexto… sola ahora llevaba su mano hasta su pequeño monte y lo acariciaba suavemente como el lo había hecho aquella vez y como entonces fue aumentando la intensidad, la presion, la humedad… sola dejo deslizar sus dedos, se abrió camino en el intento de imitar lo sentido al tenerlo dentro, al tenerlo entero, al tenerlo ahí donde el placer se hace inmenso mientras con su otra mano siguió masajeando su clítoris ahora palpitante, enorme, hambriento… sola toco el cielo de los recuerdos y se dejo caer en los brazos de Morfeo que en un susurro le recordó que no estaba sola… que el como frente a un espejo, quizás a destiempo repetía a la inversa exactamente los mismos movimientos por que no hay tiempo ni distancia que limite el buen querer y la enormidad del deseo que los une.

....Por que el tiempo no borra lo bueno ni olvida lo hermoso a pesar de los desencuentros.

lunes, 4 de mayo de 2009

ahora y aquí ya eres mio

Mi mente viaja, vuela y aterriza sobre tus labios. Los besa, los siente y baja... mis labios quieren lo que desean, no piensan, se mueven. Son libres y no se detienen… tu cuello se entrega, se regocija, se retuerce, me siente… roses suaves, calidos, femeninos, que audaces siguen a la deriva, descubriendo a cada milímetro nuevas sensaciones… extrañan, imploran, inventan recuerdos de un futuro inexistente… y siguen su viaje hasta atracar en tu pecho… los lame, los muerde, los saborea como la ultima cena… y sin embargo de ser, será la primera. Indomables surcan tu ombligo, se estanca, juega con su lengua, provoca cosquillas, placer, alegría… susurras pero no me guías… me dejas, navego y llego… vacilo, me enredo, amenazo y al fin derramo mi boca sobre tus ganas … suspiro, relamo, succiono, te como… juego, disfruto y sigo mi continuo descenso… retomo los besos, acaricio, soy calma, desespero… y ahora en silencio tus manos me atrapan, me llevan… soy presa, me entrego y entreabro mi boca para recibirte… entras, danzas, jugueteo, percibo… te dejas, subo, bajo, aligero… y te saboreo. Te miro, te siento y me regocijo… ahora y aquí ya eres mio.