martes, 30 de septiembre de 2008

chocolate

En mi teclado, viejas manchas casi invisibles que me recuerdan juegos dulces… y vuelvo a sentir el contraste de la noche fría y el calor del chocolate caliente… gota a gota deslizando por mis pechos para que el ciber amante de turno disfrute del masoquista placer, del poder y no querer.
Presente se hace la sensación, la inquietud y el deseo. Las gotas se multiplican y mis dedos como pinceles improvisados, dibujan sobre mi piel mientras su lengua imaginaria va detrás,
borrando cualquier rastro… así lo guío por donde quiero, círculos infinitos alrededor de mis pezones, zigzag que baja entre mis pechos hasta el ombligo... y vuelvo a bañar mis dedos en la espesa crema… llevándolos a mi boca, lamiéndolos como si fueran parte del cuerpo inexistente que me acompaña… ante tanto apetito, la soledad se pierde y los mismos dedos viajan haciendo caso omiso a cualquier orden… aterrizan en mi pubis, justo entre mis labios, donde solo el roce tibio altera todos mis sentidos…
con suavidad extrema, voy pintando de arriba abajo y de abajo arriba mi expuesto clítoris, logrando dejarme en éxtasis, jadeando y suplicando mas… es entonces que me entrego a mis fantasías, mirando como al otro lado de la pantalla, en algún lugar indefinido, el se libera del contenido orgasmo, dejándome sola pero momentáneamente satisfecha
.


1/17/2007 10:00:00 AM mas de mi que de... lirio

2 comentarios:

La Vengadora de Palermo dijo...

Todo un volcán de chocolate ñam ñam.-

Chalada dijo...

madre mia sexo y comida. son demaciados placeres