domingo, 21 de septiembre de 2008

Recuerdos

No lograba dormirse, la primera noche en su territorio había sido pura pasión pero ahora se reconocía en un espacio ajeno, todo era nuevo y los miedos la invadían por completo. No era consciente pero si percibía dentro suyo el despertar de nuevos sentimientos y con ello nuevas y confusas sensaciones. Se quedo un buen rato observándolo y de la ternura poco a poco fue creciendo el deseo y con este, una irrefrenable voluntad de sentirlo…

Cuando la espera se hizo intenso calor y la noche alba, ella se coló entre las sabanas y acercando su boca, poso la punta de su lengua sobre la piel tersa y brillante que coronaba las entrepiernas de su amante. Lentamente fue humedeciéndolo hasta abrir sus labios y dejar que abarcaran la totalidad en un ir y venir tranquilo… noto como este se intensificaba y el resto del cuerpo daba las primeras señales de excitación involuntaria… el, aun dormido, deslizo su mano hasta su nuca y la presiono contra su miembro provocando un penetrante escalofrió en ambos, pronuncio su nombre y acompaño su hacer pasando del sueño a la realidad, intuyo yo, que sin consciencia de la diferencia… luego, con sus dos manos la invito a desplazarse sobre el, beso su boca y con infinita ternura la abrazo acariciando toda su piel. Ella se acurruco a su lado, sintiéndolo como nunca y dejándose hacer… ya no sentía la necesidad de transformar el acto sexual en una disputa para ver quien lograba dar mayor placer, algo inevitablemente había cambiado pero aun no era capaz de racionalizarlo. Suavidad y sensualidad se habían apoderado del transcurrir, infinita calma que la cobijaba haciendo de ese momento único y liberador… boca abajo en su cama pudo sentir primero sus besos recorrer toda su espalda, luego su boca juguetear con su cuello y junto a estos, su intimidad abriéndose paso entre sus nalgas. Sin palabras, los cuerpos gozaban de un lenguaje sin miedos… ella movía sus caderas con delicadeza incitándolo a llenarla de si… el disfrutaba de su interior… y juntos llegaron al orgasmo… juntos, eso marcaba para ella la diferencia y con esta sus barreras se desmoronaron evidenciándolo en lagrimas que no pudo ni quiso contener. Se sentía plena… querida como hace demasiado tiempo no se sentía…

Todo acontecer tiene dos caras y esta es la mía.
T. c. t. ... pero eso ya lo sabes.


8/30/2008 5:20:14 AM mas de mi que de... lirio


1 comentario:

PIER BIONNIVELLS dijo...

Sin palabras.
Es extremadamente pasional.
Jo! me has dejado sin respiro.
Que entrada más sensual. Me ha encantado.
que estes bien. abrazos.