miércoles, 1 de abril de 2009

Todo lo que hay es lo que lees

Todo lo que hay es lo que lees, no pretendas. Desármate frente a mi pero no me toques… siente mi respiración, aumenta al compás de mi mano que pasea por mi cuerpo. No dejes de leerme y disfruta de la imposibilidad de hurgarme, deja que tu imaginación vuele junto a la mia y participemos en este momento que ofrecen mis delirios. Escucha mis susurros… soy tuya, aprovéchalo! Siente como mi mano baja desde mi cara hasta mi tobillo, lentamente en suaves caricias y sola logra que cada trozo de carne se erice en un viaje sin rumbo… visualiza como por mi vagina desciende el flujo transparente de mi pretensión contenida, humedeciendo primero el canal que te recibiría si otra fuera mi historia. Luego mis labios se empapan y casi puedes divisar como juego entre ellos con mis dedos acompañados por una infinita lujuria, creadora de efímeras mentiras, obediente compañera de las noches en vela. Los abro delicadamente para regalarte su imagen y percibimos su perfume que evidencia mi hambre, mi obvia necesidad Me deseas, lo se! Pero nada tendrás de mi. Estoy caliente, inevitablemente caliente… y para entonces poco importa tu presencia o la ausencia de ella, embriagada por mis fantasías ya no me haces falta para disipar esa energía confinada… una vez mas conmigo me basta.

1 comentario:

lisebe dijo...

La fantasia llena .... y mucho!!

Besos