miércoles, 12 de noviembre de 2008

Hoy mando yo!


Necesitaba borrar sus huellas… volver a su alocada vida y a sus entregas de ocasión. No quería sentir, ni saber, ni compartir… solo creerse querida como había aprendido desde siempre, solo sentirse grande por que con su cuerpo lo era. Sabia que de esta forma el dolor no tendría ocasión y ya estaba bien acostumbrada al vació que esto le dejaba. Conciente de que los errores se pagan con lágrimas decidió volver, ladrillo a ladrillo a levantar el muro que rodeaba sus debilidades. Pero después de el nada era igual…
Era puta por naturaleza, le gustaba sentir como el deseo invadía a su adversario y disfrutaba haciéndose rogar… proposiciones no le faltaban así que escogió una y se puso en marcha.
Resultaba tan simple… era solo cuestión de ser aquello que el otro ansiaba en silencio, aquello que las respetivas mujeres también fantaseaban pero en pos de una buena imagen de chica para el altar no concedían. Hombres!!! Pocas neuronas y casi siempre ocupadas con las entrepiernas… presas fáciles cuando la meta solo se trataba de dar y recibir placer.
Pues eso. El elegido era uno mas del montón, aburrido e inteligente por que esa era una cualidad indispensable… Las palabras eran otra de sus armas y le gustaba tener rivales a la altura.
Le abrio la puerta totalmente desnuda, solo un collar largo de perlas surcaban sus pechos para terminar en su ombligo y no le dio tiempo de respirar… por el camino le fue arrancando la ropa y lo empujo sobre la cama… lo observo y por un segundo se sintió invadida por una profunda ternura… era su reflejo pero su plan ya había sido trazado y era tarde para cambiarlos. Entregado la dejo hacer…
Separo sus piernas y le acaricio los huevos, le pasó la lengua sin rozar su pene… descendió y humedeció su ano con besos suaves y profundos. El jadeaba y eso la incentivaba, con la punta de su lengua entraba y salía, gozaba al sentir cada espasmo que le provocaba. El intento tocarla, acariciarle las manos que con fuerza aferraba sobre sus muslos pero ella se las retiro y el no volvió a intentarlo.
Mientras jugaba con su inexplorado ano deslizaba la yema de sus dedos desde sus nalgas hasta su pecho, pellizcándole los pezones con mayor intensidad cada vez que regresaba. Para ese entonces el placer se hacia gritos, el no podía contenerse y sus manos ahora se aferraban a las sabanas blancas de la cama
Lo mejor aun estaba por llegar… ella se incorporo y como se monta un caballo alzo la pierna y se sentó en su boca mientras con los dedos seguía jugando… estuvo a punto de ahogarlo entre sus jugos pero cuando todo era lujuria descendió arrastrando su coño hasta su polla que con todas las venas marcadas estaba a punto de ebullición… se sentó y lo cabalgo, solo lo suficiente y a buen ritmo para que el no pudiera mas y ahí, justo ahí, cuando el estaba a punto, cogio entre las sabanas su juguete preferido y se lo clavo enterito entre las nalgas
Entonces el se aferro a sus caderas y marco un nuevo ritmo intentando tomar un mando perdido cuando cruzo su puerta… así acabaron ambos en un santiamén…
Unos segundos después, ella se incorporo y con una mirada mezcla de victoria y frialdad le dijo:
Vístete y vete... y sin mas lo dejo ahí, desconcertado y tan vació como ella misma.

1/29/2008 2:27:00 PM mas de mi que de... lirio