domingo, 23 de noviembre de 2008

Antojo



Dicen que las mujeres si quieren pueden y ella hoy lo deseaba mas que nunca… el instinto pedía sexo a grito , no hacer el amor como casi siempre añoraba si no sexo puro y duro, sin preámbulos, sin nombres, sin antes ni después…
No se detuvo en los preliminares, una ducha rápida, un buen escote y un collar que caía entre sus senos… no quería seducir, le urgía ser devorada!
Tampoco miro su reloj, agarro su bolso y salio decidida.
Sabía que si lo pensaba no lo haría y no quería razones, quería lujuria.
En su coche la música aturdía sus sentido y con ella bailoteaba rumbo a la estación… el tren le dio oportunidad de trazar su plan, chica sola busca... pero ¿Qué buscaba? Decidió que no estaba para antesalas, el lugar sin duda era algún local liberal.
Entro sin titubeos, pidió una copa y se la tomo sin pausa, observo y pidió la segunda…
Una mirada a su alrededor le dio la certeza que esta seria una noche para no olvidar… camino hacia el fondo, dejo los últimos rastros de su “yo” en una taquilla y se deslizo desnuda hacia una habitación en penumbras. Al son de la música se acerco a una pared con infinidad de pequeñas ventanas y espero… en menos de un suspiro manos, ojos y lenguas se asomaban por ellas y sin dudarlo acerco su cuerpo…
Indescriptible es lo que pudo sentir, mientras con sus manos acariciaba dos pollas anónimas una boca comía su coño pegado a la pared y dos manos no daban descanso a sus tetas. Su cuerpo ardía de placer y lo afirmaba con el desenfrenado movimiento de sus caderas. Poco le importaba quien o cuantos habían del otro lado, simples juguetes que a su antojo usaba para después tirar… desde su barricada los dejo hacer.
Les permitió sobarla y brincar con sus dedos por todos sus rincones.
Se sentía dueña y señora y gozaba como nunca… su orgasmo llego mientras disfrutaba de una orgía de estímulos sin dueño, con dos dedos en su culo, uno profundamente metido en su coño, las pollas derramando leche en sus manos y sintiendo anónimos mordiscos en sus pechos… un grito de placer surco el espacio mientras ella se desvanecía de goce.
Y así los dejo, con la misma decisión desando el camino, se vistió y regreso a su casa donde la realidad la esperaba pacientemente…

1/23/2008 6:09:00 PM mas de mi que de... lirio

3 comentarios:

jordicine dijo...

Buen post. Estás en forma, LÍRIO B. Besos.

PIER BIONNIVELLS dijo...

MADRE MIA!..
Intenso a morir..
sexi brutal.. sin palabras me dejas en esta locura de lineas.. me ha gustado..
abrazos.

belona dijo...

...y quien diga que no hemos tenido necesidad, curiosidad, lujuria de eso algunas o muchas veces, no dice del todo la verdad.