miércoles, 17 de junio de 2009

Principios

Hoy ella ha vuelto a ver su vídeo y a estremecerse con sus palabras. El había sido como un torbellino, la señal de partida para esta carrera sin meta que hoy es su vida, la otra, aquella que vive en paralelo con esta realidad que la ata al suelo. La de las fantasías sin límites hecha de la suma de letras plasmada en este espacio de color oscuro.

El era suave, delicado, amoroso… desparramaba pasión y sensualidad en sus mensajes y ella volvía a sentirse feliz. Atrás quedaban esos años oscuros, esa vida sin sentido que seguía perpetuando por razones hoy incoherentes.

Casi olvidado en el tiempo hoy rescataba viejos mails y con ellos, fotos, un vídeo y palabras que al releerlas la devolvían a ese estado de pureza, a esa sensación de bien estar, a su cuerpo que jamás palpo con sus manos pero que fue una y mil veces infinitamente suyo. El... aquel que rompió la barrera del tiempo y la distancia.

Para el se filmo la primera vez, con sus labios disfruto, con sus palabras se deleito… viejos tiempos aquellos, de emociones fuertes con delicadas acciones.

Tuvieron un único encuentro… un sutil beso, un café y un adiós.


… antes de partir, ella le pidió que esperara, fue al lavabo, y cuando volvió le entrego un pequeño regalo…

El nunca olvido el olor de sus bragas… fue lo único que la cordura
les permitió
compartir….

2 comentarios:

dondelohabredejado dijo...

Hermoso relato, hermosa experiencia.
hay cosas mucho más concretas en esta historia que las bragas que él ha llevado. Hay regalos que perduran en el tiempo y marcan fuerte.
Cuál es la realidad más concreta??

Un abracito.

Julia - Tu isla encantada dijo...

Bonito y tierno relato. Los principios son siempre tan bellos... Pero después las cosas se van complicando, por eso a veces pienso que sería mejor dejar las cosas así: En los comienzos.

Besitos miles guapetona,