domingo, 2 de agosto de 2009

Lejos

Lejos (1ºparte)

"El era especial, ella ya lo sabía. Con una ternura lejana de lo habitual, la beso y el tiempo de espera, estallo en un deseo suave e incontrolable”

Ella, haciendo uso de una libertad olvidada, decidió poner sus ocultos deseo sobre la mesa… el mensaje era claro y contundente, “Mujer sensual busca dos hombres que la seduzcan”; y ahí estaban ellos, ávidos de nuevas experiencias respondiendo a su reclamo.

No fueron los únicos pero si los que dieron sentido a ser consecuente con su voluntad. El tiempo no fue propicio y con el pasar del mismo, sin alejarse de sus metas, aguardar modifico los medios y los vínculos fueron tomando distintos caminos… a uno ella le mostró su cuerpo y sus fantasías, pero al otro junto con ello no pudo evitar filtrar parte de su alma.

Incontables meses de charlas esporádicas, juegos, palabras, deseos… e inevitable afecto. Nada indicaba ya que aquel mensaje tomara forma… Pero el destino sorprende si la voluntad lo acompaña.

Lejos de la realidad, en un lugar mágico y sin un reloj que marque el ritmo de los acontecimientos, sucede lo inesperado, por fin se ven, se hablan, se siente mas allá del frenesí unilateral que permite la cam…

Y así es que llegaron al momento en que la utopía se esboza realidad y esta deja de ser lo que era para transformarse en algo vivido… algo lejano a lo que soñaban… agradable, dulce y placentero según ella.

Con una enorme mezcla de emociones seguramente desincronizadas. En parte por la espera, por lo que supone disponer de demasiado tiempo para idealizar, por la diferencia de sentimientos o solo por que tres son multitud, el después los halló sin mucho mas que el gozo de haberlo intentado.

Ella pese a eso partió con una sonrisa y con la convicción de saber que solo se arrepiente de lo que no hace.


***********************************


Lejos (2º parte)

Perseverante en sus deseos, ahí estaba ella…
Tentando su suerte.

Necesito el elixir que inhibe sus inhibiciones…
Tres copas de vino dulce y frió
Que a su paso la desprendían de las últimas vacilaciones
Deseaba el deseo impropio
Aquel que pocos se atreven a pesar de mucho aspirar

Mucho pensar le había costado llegar, pero ahí estaba, puntual y nerviosa esperando las once. Y no era excitación lo que sentía sino sorpresa. Bajo su piel madura reconocía aquella adolescente obstinada y traviesa.

Mil veces había recreado aquel encuentro, mil opciones para una misma realidad pero no contaba con el antes y el después, sus fantasías lejos estaban de un encuentro a la luz del día, en un lugar publico y hubo que improvisar.

Se reconocieron al instante y entre risas algo nerviosas derribo la primer barrera, el deseo tenía rostro y este le agradaba. Habían compartido juegos, fantasías, orgasmos, pero nunca una mirada.

Eran tres extraños y eso conlleva sus riesgos.
Tomaron un café, hablaron de banalidades intentando una coherencia inexistente supongo que debido a la situación y “N” partió dejando a “J” y ella frente a frente.

Hicieron falta pocos minutos… al cerrar la puerta de la habitación, con una ternura infinita y desesperada, se devoraron sin más. Saciados permanecieron recostados, ella se sentía suya, contenida, querida… en voz baja le pregunto: ¿aun quieres que me acueste con el?
Respondió que si.

Comieron juntos, todo era surrealista, la fluidez de los acontecimientos era forzosamente dirigida por un reloj imaginario. Ninguno estaba tan lejos de casa por casualidad, ella por lujuria y ellos por trabajo.

Sola, tuvo tiempo de claudicar pero cuanto mas lo pensaba, más intensa era la necesidad de llegar hasta el final.

Los sorprendió la noche y con ella volvemos al principio

“Tres copas de vino dulce y frió
que a su paso la desprendían de las últimas vacilaciones…”
Romper el hielo no fue algo fácil… llegaron al hotel y “J”, probablemente adrede los dejo a solas. Ella se acerco y el no dudo en tocarla. Al oído le susurraba sus deseos mientras ella rozaba su cuerpo intentando desbordar sensualidad, unos pezones erguidos delataban su excitación y todo su cuerpo decía si.
Ahora solo faltaba “J”…
Llego incomodo, algo rondaba su mente o por lo menos fue la sensación que sintió ella mientras se preguntaba que podría ser. No seria extraño, que los afectos le jugaran una mala pasada eclipsando toda su audacia… solo el tenia la respuesta.

Se alejo de ambos, se desvistió lentamente y se puso un camisón comprado para la ocasión, se despisto un segundo pensando que eran como tres niños pero recupero su porte y decidida dio el primer paso.

Ella aun conserva cierto pudor… no me ha contado el final y yo no soy quien para inventarlo. Solo puedo decir que cuando la vi, aun atesoraba esa sonrisa victoriosa y una singular mirada de mujer satisfecha.

"En memoria de lo que nunca fue... "

Safe Creative #0906294063953

No hay comentarios: