martes, 4 de agosto de 2009

El hechizo de los sueños

Desde mi despertar sexual he jugado con una recurrente fantasía, bajo mis sabanas, suspiraba por aquellos dos hombres sin rostro que, con muchísima calma sacaban pieza a pieza cada una de mis prendas, reemplazándolas por unas manos grandes y suaves.

Hábiles en su tarea, uno besaba mis labios mientras el otro dibujaba con su lengua, el contorno de mis ya entonces, grandes senos. Haciendo que mi pasivo cuerpo, se estremeciera.

En total armonía jugaban sobre mi piel, derrumbando mi inercia…entre gemidos ahogados, mis manos ejercían una imperceptible presión sobre mi sexo mientras sentía que mis pezones erguidos estaban a punto de estallar.

No había forma de frenar mi mente y la excitación era tal que nada parecía demasiado. Libre de culpas, dejaba que ellos llevaran las riendas y podía percibir, usando mis propios dedos, como manos, labios, piernas y miembros hurgaban cada espacio sobre mi piel.

Hasta que al fin me extasiaba en un profundo e irrepetible orgasmo al mismo tiempo que mi sueños dejaba que ambos se rozaran en mi interior.

Casi tres décadas… y sigo sintiendo el mismo deseo aunque se que la realidad destrozaría la magia del tierno encuentro.

El sexo en si no tiene el hechizo de los sueños..

Safe Creative #0906294063953

Pd: esto del copio y pego desde mi blog anterior se acaba así que ruego que mis musas vuelvan pronto...

3 comentarios:

PIER BIONNIVELLS dijo...

Nada como los sueños querida lirio Para dejarse llevar..
Espero que tus musas vuelvan pronto.
Que tengas un buen domingo.
abrazos

mar dijo...

escribes...
El sexo en si no tiene el hechizo de los sueños..

pienso...
pero a veces se acerca y roza la magia del sueño...

besos desde un mar profundo...

Julia - Tu isla encantada dijo...

Volverán... ya lo verás. Simplemente pasamos temporadas en la que la mente se queda vacía, sin ideas ni palabras, pero cuando pasen estas calores seguro que vuelven jejeje...

Precioso post. Esto es lo que le propondré a mi Lobito, aunque me temo -tal como dices- que si lo hago realidad perderá su encanto.

Mil besitos cielo,