jueves, 19 de febrero de 2009

Sola

Extrañaba tanto sus manos como sus palabras. El silencio la carcomía y la ausencia de sus caricias la llevaba a repetir en su mente una y mil veces su único encuentro. Aquel que compartieron hace muchísimo tiempo y que entre sexo, un mar de palabras y risas la había hecho sentir esa sensación que nace cuando lo perfecto hace su aparición.
Era su preferido, su amante sin amor o como el decía, el amor con mayúsculas, libre de toda regla… compartían interminables idas y venidas de palabras sentidas, confesiones inconfesables, secretos a dúo entremezclados con juegos y sexo. Seduciéndose a través de sus historias y de sus cuerpos al desnudo frente a la pequeña pantalla en las mañanas de ocio. En verdad se querían y se deseaban con locura.
Pero las circunstancias acabaron con la constancia y ella se sentía sola… ya nadie le daba las caricias en forma de letras enlazadas por una mente hábil e creativa… el ya no escribía para ella.
Y sola hoy lo recordaba, lo admiraba y lo palpaba con las manos de su imaginación. Sola recreaba su boca que algún día beso sus labios, devoró sus senos y lamió su coño empapado por tanto placer. Sola recordaba sus dedos que en aquel entonces investigaron todos sus rincones haciéndola gemir y susurrar obscenidades… sola recordaba su miembro entrando por todos sus valles, regalándole una infinidad de sensaciones que devolvía en forma de suaves contracciones, espasmos que apretaban y le robaban su leche dulce y tibia como si de un trofeo se tratara pues ella no deseaba mas que saciar todas sus ansias. Sola volvía a excitarse con la inmensidad de aquel recuerdo, de tanto amor sentido, de un amor único por su forma y contexto… sola ahora llevaba su mano hasta su pequeño monte y lo acariciaba suavemente como el lo había hecho aquella vez y como entonces fue aumentando la intensidad, la presion, la humedad… sola dejo deslizar sus dedos, se abrió camino en el intento de imitar lo sentido al tenerlo dentro, al tenerlo entero, al tenerlo ahí donde el placer se hace inmenso mientras con su otra mano siguió masajeando su clítoris ahora palpitante, enorme, hambriento… sola toco el cielo de los recuerdos y se dejo caer en los brazos de Morfeo que en un susurro le recordó que no estaba sola… que el como frente a un espejo, quizás a destiempo repetía a la inversa exactamente los mismos movimientos por que no hay tiempo ni distancia que limite el buen querer y la enormidad del deseo que los une.

....Por que el tiempo no borra lo bueno ni olvida lo hermoso a pesar de los desencuentros.


25/3/2008 5:20:03 AM Mas de mi que de... lirio

6 comentarios:

Verónica (peke) dijo...

Me alegro muchisimo que estes de vuelta de nuevo, animo!!! y siempre tendras en mi rincon tu taza de cafe caliente.


besostes de esta peke.

Allá dijo...

porque si lo borra ya no vale la pena nada...

Monica Binsou dijo...

woooow!!!
que explicito,descriptivo y excitante texto!!!...La verdad que me he sorprendido al leerlo no crei encontrarlo por aqui...
Pero me gusta que ella sienta tanta libertad para recordar y rememorar aquel encuentro, se nota que fue unico y quizas tambien sea irrepetible...!!!Felicitaciones a vos por ponerle palabras y a ella por animarse a compartirlo...jajaja!!

El Lobo Feroz dijo...

¿Por qué el tiempo debería borrar nada? Lo que es verdadero, permanecerá.

Un beso

XuanRata dijo...

No es lo mismo estar sola que estar contigo misma. Frente a mi erótica rural e indefinida la tuya resulta verdaderamente incendiaria: quedaría el campo arrasado y exausto. Pero también la ceniza fertiliza.

Marco Crupi dijo...

Hello I really like your blog, I would like a link exchange with you, I insert your blog to my favorite blogs ;)

the address of my blog is: http://marcocrupifoto.blogspot.com/

My blog deal of the art of photography.

( photo technique, post production, photo retouching, Reportage, how-to and articles )