jueves, 16 de julio de 2009

Una noche mas

Otra noche en celo, otra en la cual pareciera que mi cuerpo manda y yo, sumisa, me entrego a sus antojos sin valor para contrariar el fuerte impulso que invade y aniquila mis razones.

En busca de sexo salgo sin mas metas que saciar el deseo… a merced del instinto camino por esta ciudad que se descubre ajena y inmensa… dispuesta a devorarme a través de sus calles eternas.

Camino sin destino, sumo semáforos, pasos de cebra, no tengo idea de donde estoy y la realidad es que no me importa pero este caminar guiado por la inercia del hambre me lleva frente a su puerta, aquella que solo una vez vi, aquella a la cual, ante el deber de llegar, no encontraría.

Ante una casualidad en la cual no creo, me sorprendo! ¿Cómo he llegado hasta ahí? ¿Es que el inconsciente tiene el olfato de los perros que regresan por mas lejos que estén? Me siento como una perra, una perra caliente a disposición de su esencia.

Me detengo unos segundos, cierro los ojos, se que muy cerca el seguramente ni me recuerda pero se me estremece el cuerpo y lo invento frente a la pantalla, en silencio… y cada tecla que toca rompe el espacio, avanza y me toca, como si cada letra fuera la gema de sus dedos deslizándose suave y preciso desde mi nuca hasta donde brota la evidencia de mi apetito.

Entregada a la imaginación me sitúo, de pie, entre su boca y nuestro medio, esa pantalla que repite, obviando distancias, todo lo que podría ser… casi sin tocar, resbalo mis manos abiertas por su cara, cierro sus ojos y toco sus labios. Con un dedo los recorro, los palpo, lo introduzco. Siento su saliva húmeda, cálida y sigo mi descenso… acerco mi boca a su oído y en un susurro exijo silencio… fuera de su pequeño bunker su ascendencia duerme, lo que provoca en mi una excitación que se multiplica quizás por el vago recuerdo de una adolescencia osada.

Entre sus entrepiernas me siento dueña y señora, sumo mi habilidad a un año de espera y tengo la certeza que con el rozar de mi lengua podría explotar y desarmarse entre mis labios… su miembro, ahora entre mis manos cálidas, se muestra erguido y exuberante. Las muevo con una suavidad infinita y me detengo ante el espasmo… vuelvo a su oído y emano en un suave susurro… “aun no”… la meto en mi boca y en un delicado ir y venir disfruto de la suavidad de su verga tocando mi paladar.

Ya no es puro deseo, este se entremezcla con una necesidad sin control, necesito esa leche que una y mil veces he visto sin sentir… necesito su yo penetrando mis entrañas, diluyéndose mas allá de mi vagina ansiosa.

En un instante he girado, me he sentado y he sentido su calor sin preámbulos entre mis piernas, su mano ahora desenfadada, aprieta con fuerza mi pezón y entre el dolor y el placer mi cuerpo se retuerce sobre el suyo. Con mis dedos, frenéticos sobre mi clítoris enardecido sigo el compás de mi cuerpo… galopa mi cuerpo, galopa mi corazón, mi respiración y la suya… por un instante disfrazado de eternidad somos uno y mientras su leche se derrama en mi interior, las contracciones le anuncian que yo también soy feliz.


…abro los ojos y sigo ahí, frente a su puerta, totalmente húmeda y desamparada.


Maldita mente que todo lo daña, maldita razón sin razón que todo lo bueno lo censura sin piedad.


Safe Creative #0906294063953

8 comentarios:

Julia - Tu isla encantada dijo...

¡Me encanta tu manera de explicar el deseo! Lo describes tan bien y de forma tan elegante, que siempre es un verdadero placer entrar y leerte, pues me siento muy identificada con tus posts.
Ojalá tu no te sintieras identificada con mis cartas, pues como te digo en mi blog, se lo que se sufre, pues a pesar de que en ellas se mezclan fantasía con realidad, hay mucho más de esta última, (lo del trio es totalmente cierto) Lo que pasa que me da vergüenza incluso reconocerlo ante mí misma, por eso me escudo en decir que casi todo es fantasía.

Un gran abrazo mi cielo,
Julia

Julia - Tu isla encantada dijo...

Hola guapetona, te dejé un comentario en el post que me recomendaste. Que por cierto, ¡¡¡ME ENCANTÓ!!!
Como siempre te digo y no es mentira, eres genial escribiendo. Nadie como tu es capaz de relatar con tanta naturalidad y belleza algo tan íntimo como las relaciones sexuales.
Que envidiaaaaaaaaaaaaa..... jajaja

Mil besitos cielo,
Julia

PIER BIONNIVELLS dijo...

Que bien se siente pasar y leer esos momentos tan maravillosos e intimos que provocan tanta pasión..
ains...
Que tengas una buena semana. Abrazos.

Chejuan dijo...

wow... cai de casualidad por aqui... pero lo que he leido bien merece la pena... que historia!...

Jose dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
mas de mi que de... lirio dijo...

Jose dijo...

Ufff genial lirio...
sigues por...?

ufff...y ..mmmm
22 de julio de 2009 19:29

Sigo por aquí pero prefiero que no se sepa donde jajaja
así que borre tu comentario, suprimí el lugar y aquí lo dejo otra vez.

Javier dijo...

¿mejor que no se sepa donde?? juasjuas
¡será que tenés miedo de una invasión masiva de blogeros a tu city??!!
Un Abrazo, como siempre un gusto leerte

José Aguilar dijo...

El deseo, evidenciando la ausencia de inmortalidad.

Desear eternizarse, ser lluvia infinita, pulpa encarnada del pasado anhelado.

Deseo inconsciente, inevitable, inabarcable, deseo presente, deseo futuro. Deseo de ser.

Eres elegante en tu explicita sutileza.

Besos de manzana.