miércoles, 1 de julio de 2009

La espera

Ella, mientras esperaba, se ducho y se perfumo para el... aquel que con sus cuentos la enamoraba cada aparecer.

Nunca supo cuanto de verdad había en estos sueños, si el duende se había perdido o solamente disfrazaba sus quimeras en las madrugadas jugosas de su frondosa imaginación.

Hoy tenían una cita con sus letras. Fruto del deseo, de la ausencia, del tiempo perdido o de su fantasía… la razón poco le importaba, ella sabia que sus palabras la envolverían y por eso esperaba.

A cada encuentro sus palabras la cubrían de un infinito placer, excitando desde su mente hasta sus pezones que podían, sin tener, sentir. Sentir mas que la piel, sentir como le acariciaba sus neuronas con multitud de letras enlazadas que formaban deslizantes manos, dedos, boca…

Y después de ese divino ritual de hembra, ella se sentaba frente a su teclado. Cuidando cada detalle, el hombro insinuante, medias, el escote justo para mostrar sus deseos y no mas...

Mientras tanto, sus piernas jugaban impacientes, ligeramente cerradas, en un ir y venir que rozaba su vulva cada vez mas húmeda.

Sus ansias crecían con el tic tac del reloj que no sonaba, en la era de la tecnología hasta eso nos han robado… el suave y tranquilizante tic tac… un reloj digital le recuerda que el tiempo corre y el no llega.

Así que empieza a solas, recordando que con sus dedos también puede inventar orgasmos… el, el duende hoy si se ha perdido… perdido el placer de compartir los gemidos casi imperceptibles, la imagen del hambre y la calma después del amor desesperado.

Ella, sola, devora sus deseos y mata suavemente su imperiosa necesidad de soñar despierta con algo más.

Safe Creative #0906294063953

1 comentario:

Julia - Tu isla encantada dijo...

Siempre es horrible la espera... Aunque a veces merece la pena, pues lo que se tarda en conseguir se disfruta mucho más. Valientes y cálidas palabras las que nos hacen sentir sin ser tocadas... las que nos hacen soñar y creer que no estamos solas, que él verdaderamente está aquí...
Precioso escrito.
Mil besitos wpetona, y ¡Feliz finde!