sábado, 24 de enero de 2009

Su foto

La misma que despierta ternura hace que mis deseos emerjan en puro descontrol, sus labios piden los míos y mis manos palpar su cuerpo. Por momentos la necesidad agrieta la razón y permite que la imaginación surque tu cuerpo como si este fuera mío. Y no tan lejos de la realidad ambas esperamos eso… instante donde solo somos la esencia y liberamos toda nuestra avidez. Es tu deseo que te hace apetecible, tus ganas de mi y de mi amor incoherente, lejano e imposible. Mi cabeza no para, vuelo hasta tus pechos, los acaricio, los mordisqueo, hay tanto que quiero probar de ti. Regálame tu cuerpo, vuela conmigo, deja que la codicia se apodere de nosotras y permita ese impuro momento en el cual tu encajes perfectamente en mi.

No hay comentarios: